Navigacion Por Satelite (Sat Nav) Amenazada Por Creciente Basura Espacial:

¿Sabe cuántos satélites están orbitando actualmente el mundo? Tal vez piensa que son solo un par de miles. De hecho, es considerablemente más. UNOOSA (Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre) ha calculado que ahora hay al menos 6.000 circulando por encima de nosotros. Como ha señalado Martin McCoustra, profesor de física química con la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo, en theconversation.com, allá arriba se está volviendo extremadamente congestionado.

Esto está creando un problema para los astrónomos, ya que las superficies brillantes de los satélites aparentemente pueden reflejar los rayos del sol y así impedir las observaciones de galaxias y planetas distantes. Aún más preocupante, nota McCoustra, es el aumentado riesgo de colisiones. La velocidad a la que tiene que moverse un satélite para mantener su órbita depende de la distancia que se encuentra de la Tierra. A una altitud de 124 millas (200 km), se requiere alrededor de 17,000 mph, asi que si ocurre un choque entre ellos, el impetu combinado podría ser 34,000 mph.

NASA (la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos) se ha centrado más intensamente en este tema desde que un cohete chino de 18 toneladas se vino abajo el 11 de mayo de 2020. El corresponsal del CNBC, Todd Wasserman, citó posteriormente estadísticas de la NASA que indican que ahora hay “21.000 piezas de detritos espacial más grande que una pelota de beisbol, orbitando la Tierra y 500.000 otros pedazos del tamaño minimo de una canica”. Por tanto, las 8.800 toneladas de objetos que los humanos han dejado en el espacio se están convirtiendo en un peligro y los “casi accidentes”, como entre el satélite SpaceX de Elon Musk y uno de la Agencia Espacial Europea en septiembre de 2019, son mucho más frecuentes.

Sin embargo, hasta la fecha, solo ha habido una colisión importante, en 2009, entre el satélite estadounidense Iridium 33 y el Cosmos 2251 de Rusia, destruyéndose ambos sobre el norte de Siberia. Wasserman también informó que los expertos anticipan que la situación empeorará , que para 2025 se podrían lanzar hasta 1.100 satélites cada año y que el número en órbita se cuadruplicará durante la próxima década. Por consecuencia, ahora hay empresas como Astroscale en Tokio, Japón, que proporcionan un “servicio de limpieza de satélites y escombros”. En octubre de 2019, Northrop Grumnan, una corporación aeroespacial de defensa y seguridad global con sede en Virginia, EE. UU., lanzó su primer“Vehiculo de Extension de Mision” (MEV-1) para demostrar que podía interceptar satélites defectuosos, repararlos y volver a ponerlos en órbita. Se reunió con Intelsat 901 el 25 de febrero de 2020 y para el 2 de abril de 2020 había prolongado la capacidad operativa del 901 por cinco años adicionales.

La NASA enfatiza que los satélites no duran para siempre y eventualmente deben ser o propulsados lejos en el espacio o, si son relativamente pequeños y cerca de la Tierra, desacerelarlos para que luego se quemen en la atmósfera. Según la Organización Europea de Imágenes Espaciales, este proceso no es tan simple para satélites más grandes en “órbita terrestre baja” (LEO). Para evitar que aterricen en áreas pobladas, son dirigidos a un sector remoto del Océano Pacífico conocido como “Punto Nemo” que ya alberga entre 250 y 300 naves espaciales obsoletas. Los restos del cohete chino, en cambio, se hundio en el Océano Índico, al oeste del archipiélago de las Maldivas.

Se estima que hay 3639 satélites estadounidenses en órbita, seguido de la Comunidad de Estados Independientes (CEI: países de la ex URSS – 1532,) China (456), Japón (196), Reino Unido (191), India (101 ), Francia (78), Alemania (73), Canadá (69), Italia (31), España (29). En América Latina: Argentina (35), México (14), Chile y Venezuela (3 cada uno), Colombia, Perú y Ecuador (2 cada uno), Uruguay (1).

El colaborador de BBC Futuro, Richard Hollingham, ha especulado sobre lo que sucedería si la tecnología espacial dejara de funcionar repentinamente debido, por ejemplo, a una tormenta solar masiva, un ciberataque o el impacto de desechos. Entre las muchas repercusiones dramáticas que destaca seria la pérdida del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), que nos permite “viajar de A a B sin perdernos irremediablemente en el camino”.

Una encuesta realizada por la empresa automotriz “Opciones de Alquiler”, citada en el Daily Record escoces, ha demostrado que el 97% de los entrevistados se sentirían estresados ​​y ni siquiera intentarían conducir a un lugar nuevo si tuvieran que usar señales de tráfico en lugar de su navegador por satélite (Sat Nav) para llegar a su destino. Solo el 36% dijo que se detendría y pediría direcciones si no pudiera encontrar la ruta correcta y el 70% de los jóvenes de 18 a 24 años (a diferencia de los mayores de 65) nunca lleva un mapa de carreteras tradicional en su automóvil .

Esta dependencia de la tecnología puede causar problemas. Uno de cada cinco automovilistas interrogados por Europcar reveló que su Sat Nav los había llevado a campos, ríos y caminos sin salida, y algunos admitieron que hasta habían discutido con el aparato..

Filed under: Sociedad, Viajes | Posted on June 17th, 2021 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2021 Colin D Gordon. All rights reserved.