Las Festivas Illuminaciones Externas Ayudan A Aliviar La Penumbra:

“Debemos encontrar nuevas formas de celebrar la Navidad este año, para minimizar nuestros riesgos y tambien de aquellos que nos rodean”. Lo que tenia en mente Joan Bakewell, veterana locutora y diputada laborista, cuando expresó esta opinión en Canal 4 Noticias el 24 de noviembre fue, por ejemplo, que en esta ocasión no deberíamos congregarnos en nuestra “burbuja” doméstica alrededor el árbol de Navidad en la sala. Mas bien, de colocarlo y decorarlo como de costumbre, pero afuera en el jardín delantero (si se tiene) Además, adornar el exterior de la casa (o piso) con luces alegres al igual o posiblemente más que el interior.

Parece que Bakewell no sabía que esto ya estaba sucediendo en el Reino Unido. El 29 de noviembre, la columnista del Sunday Times, Katrina Burroughs, informó que desde principios de ese mismo mes “una galaxia de alumbrados brillantes habia explotado en las calles urbanos de todo el país, desde Cornualles hasta Cambridgeshire y de Lancashire a Londres”. Esta “mania de embellecer el jardín”, explicó el decorador neoyorquino Benjamin Bradley a Burroughs, representa una reaccion racional a las frustraciones engendradas por la sucesión de restricciones impuestas a la población durante los últimos 10 meses, de ahí un intento concertado de disipar el desaliento y mirar el lado positivo..

Como resultado, observó Burroughs, a mediados de noviembre muchas decoraciones a gran escala ya estaban agotados. Un ejemplo fue lo mas vendido de Wayfair, el árbol navideno inflable de 243 cm con un Papá Noel, un muñeco de nieve y un pingüino. Aunque la popular familia acrílica de renos illuminados de Lights4fun ya no estaba disponible, todavía tenía un ciervo acrílico de 400 diodo electroluminiscente (LED) con 1,75 m de altura en oferta por £179,99.

La corresponsal de Uswitch Energia, Kasey Cassells, citó el 14 de diciembre una encuesta de su organización que habia descubierto que los hogares del Reino Unido han estado particularmente entusiastas ​​este año en compartir el espíritu navideño, con 4 millones de personas desplegando sus decoraciones antes de lo habitual, siendo la fecha común el 26 de noviembre y lo hicieron porque querían levantarse el animo y el de sus vecinos durante el encierro. Parece, observó Cassells, que ya no estamos satisfechos con un poco de oropel: Son guirnaldas luminosas, renos resplandecientes, Papá Noel y muñecos de nieve encendidos los articulos evocativos que ahora tienen mayor demanda.

Cassells también ha señalado que la mayoría de la gente no parece tomar en cuenta el impacto que esto tendrá en sus facturas de electricidad, y solo el 39% verifica el consumo o la eficiencia energética de los productos antes de comprar. Ella calcula que durante el período feriado, un domicilio con 200 bombillas de colores y un reno relumbrante podría incurrir £11 en costos adicionales al mantenerlas prendidas seis horas por noche: “Si esto se multiplica por 7 millones de viviendas, podría agregar £79 millones al gasto energetico de Gran Bretana. Sin embargo, si todos cambiaran a diodos LED, su desembolso solo aumentaría en un promedio de £1,10 para la temporada navideña, una décima parte de la cantidad actual ”.

Es precisamente porque las lamparas modernas consumen menos energía y son mas baratas, como lo informo Jon Henley, periodista del Guardian el 5 de diciembre, que las autoridades de la ciudad holandesa de Ámsterdam han introducido nuevos y más rigurosos limites sobre sus tamaños y permutaciones de color.

A partir de la próxima Navidad, en todo Ámsterdam, “únicamente se permitirán luces LED y todas deberán extinguirse entre la medianoche y las 6 am. Cualquier habitante que desee colgar más de un metro cuadrado de estas, o cubrir más del 10% de su fachada, necesitara informar al ayuntamiento y obtener su permiso con al menos 72 horas de anticipación ”. En el distrito de canales del siglo XVII, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, solo se puede usar “blanco cálido” y todo debe atenerse a los contornos de los edificios con gabletes

Es probable que estas estipulaciones hayan caído bien con el colaborador del sitio web mumsnet que se quejó de que sus vecinos de enfrente habían colocado algunas fuertes combinaciones intermitentes fuera de su casa que le perturbaban el sueño: “Seguramente, podrían apagarlas, digamos, a las 9 p.m”. De hecho, como notó el 4 de diciembre la comentarista de “Estilo de Vida Diario”, Claire Roberts, una investigación de los agentes inmobiliarios en línea Emoove ha demostrado que cualquier individuo que infrinja la clausula 3 de la Ley Ambiental de 1990, que regula la seguridad de los faroles, interferencia con otras residencias. y las molestias illegales como el ruido excesivo, podría ser multado con hasta £20.000.

Naveen Jaspal, director de operaciones de Emoove, recomienda instalar un temporizador que desactiva automáticamente las luces a una hora razonable. Sobre todo, insta a evitar pantallas fulgurantes y ruidosas que destellan y reproducen melodías en un bucle: “”Jingle Bells’ una vez sin duda pondra a todos de buen humor estacional, pero 50 veces por noche seguramente colocará el culpable en la ‘lista de desaprobación’ de aquellos obligados a aguantar la repetición incesante de esta tradicional melodía navideña ”.

Filed under: Sociedad | Posted on December 21st, 2020 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2021 Colin D Gordon. All rights reserved.