El Recuerdo Vacacional Que Nadie Quiere Llevar A Casa:

“Viajar al extranjero se ha convertido en una experiencia muy desagradable”. Asi opino el columnista polemico de la revista Spectator, Rod Liddle, en la edición del 10 de agosto. Desde ahora, anunció, él y su familia tomarán sus vacaciones en Gran Bretaña. Considera que ir a otros países para ampliar sus horizontes y conocer diferentes culturas ha perdido algo de su encanto y de todas maneras ya no puede soportar “las interminables colas y los fastidiosos controles de seguridad en los aeropuertos”. Además, el rejuvenecimiento de los pueblos costeros del Reino Unido con sus festivales gastronómicos, galerías de arte elegantes y paseos embellecidos y gentrificados significa que quedarse en el país “se ha vuelto mucho más placentero y gracias a la caída de la libra esterlina, mucho más asequible”.

Liddle podría haber agregado otra razón: Según una encuesta realizada para la compañía de suplementos probióticos Bimuno Travelaid, citada por el Daily Mail, el 50% de los residentes en Gran Bretana sufre problemas de salud mientras están en el extranjero. Además, como observó el periódico, aunque muchas personas creen que tienen más probabilidades de enfermarse en destinos como Egipto o Turquía, de hecho España parece ser el peor pais por padecimientos de vacaciones, a tal punto que “la panza del viajero” debería renombrarse “Los Espasmos de la Costa Brava”. El 32% de los encuestados dijeron que se sintieron mal en la península ibérica, en comparación con solo el 6% en Italia y el 3% en Tailandia. Las estadísticas clasifican Grecia en el segundo lugar (el 14,2% vacacionando allí caen enfermos), seguido de Francia, a pesar de su imagen como un centro de excelente gastronomía (9,6%), Egipto (9,5%), África (8,1%), India ( 5,3%), y el Caribe solo el 4%, “quizás sorprendente en vista de la infortunada reputación de la región por causar dolencias “.

¿Cuál es la solución y cómo se puede obviar esta situación? Birmuno Travelaid sostiene que su producto “aumenta las bacterias que estimulan bien el intestino y también proporciona una barrera protectora natural contra las bacterias que provocan diarrea en los viajes, como el e-coli y la salmonela”. Philip Calder, profesor de inmunología nutricional en la Universidad de Southampton, ha señalado al Daily Mirror que cuando alguien visita países extranjeros, “su cuerpo encuentra un conjunto completamente nuevo de bacterias y virus, comenzando con aquellos de los pasajeros sentados a su lado y con quienes comparte el aire en el avión”. Igualmente, la investigación muestra que el comportamiento típico de muchos turistas, como sufrir insolaciones, ingerir demasiado alcohol y comer alimentos poco saludables puede disminuir más el sistema inmunitario, lo que proporciona una receta para enfermarse.

La estilista de moda Eve Brannon, en un artículo titulado “No deja que la panza del viajero arruine sus vacaciones”, ha recomendado incluir más fuentes de fibras alimenticias solubles como cebollas, ajo, alcachofas, puerros, achicoria y espárragos en su dieta durante las semanas previas de su viaje. Luego, mientras está fuera, seria mejor evitar el agua del grifo local, aun si los lugarenos lo beben sin ningun problema. Esto incluye meter hielo en las bebidas, cepillarse los dientes con agua del grifo o comer frutas y verduras que se hayan lavado con esta agua.

Como precaución, siempre beba agua embotellada, asegurándose de que el sello esté intacto cuando lo compre. Evite alimentos crudos o poco cocidos. Elija frutas que tengan que pelarse, como bananas, mangos, naranjas o granadas, y prepárelas usted mismo. Tenga cuidado con la comida bufé del hotel, porque no puede saber cuánto tiempo ha estado expuesta. Los puestos callejeros, afirma Brannon, pueden ser más seguros que las comidas tipo bufe, porque cocinan los productos frescos frente a usted a altas temperaturas. Cuando salga a cenar, “preste atención a la limpieza, incluyendo los manteles, cubiertos, vasos e inodoros”.

El sitio web “Alma Sana” ofrece algunas sugerencias que no figuran en la lista de Brannon. Le insta que se duche con la boca cerrada: “A veces, incluso una pequeña cantidad de agua de la ducha puede ser suficiente para causarle malestar estomacal”. También aboga por el uso de tabletas de yodo para purificar el agua del grifo si no puede obtener agua embotellada fácilmente.

Sin embargo, si lamentablemente experimentó un episodio severo mientras estaba de vacaciones y todavía está lidiando con los efectos secundarios ahora que está de vuelta en casa, ¿cuál es la mejor y más rápida forma de mejorar? Brannon enfatiza que lo más importante es beber mucho líquido para prevenir la deshidratación. Evite los alimentos picantes, fritos o grasos. No obstante si ha recuperado el apetito, por el momento debe comer solo alimentos suaves como arroz, sopa, tostadas y plátanos y luego agregar un suplemento probiótico para apoyo adicional.

Si, a diferencia de Rod Liddle, no ha perdido su entusiasmo por visitar otros países y tiene la intención de regresar al extranjero lo antes posible, quizas el consejo de specialistas como Calder y Brannon le ayudara a evitar a ser otra vez victima de la temida “panza de viajero”.

Filed under: Salud, Viajes | Posted on August 29th, 2019 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2019 Colin D Gordon. All rights reserved.