Los Derechos Limitados De Los Pasajeros Aereos:

Si toma el avión para ir de vacaciones este verano, ¿prestará gran atención a las instrucciones de seguridad emitidas antes del despegue? Posiblemente no, si ya las ha escuchado muchas veces. Como notó la corresponsal de turismo del Daily Telegraph, Lizzie Porter, los tripulantes de cabina no están legalmente autorizados a obligar a las personas a bordo a tomar nota de sus anuncios, aunque “pueden intervenir si pasajeros ruidosos impiden que otros oigan”. Porter sugiere que es sensato verificar, por ejemplo, si realmente hay un chaleco salvavidas debajo de su asiento, en caso de una emergencia. Ella cita a George Hobica, el fundador de airfarewatchdog.com, quien le subrayo al Huffington Post que “un avión puede hacer varios viajes en un día, y en cualquiera de estos, un pasajero podría llevarse un chaleco salvavidas como un recuerdo”.

El profesor Robert Bor, psicólogo clínico de aviación en el Royal Free Hospital de Londres, ha reconocido en la “Biblioteca Sky” que hay una falta de comprehension entre muchos pasajeros acerca de ciertos procedimientos fundamentales, tales como porqué no deben ponerse de pie hasta que se apague la señal del cinturón de seguridad. El cree que, dado que volar se ha vuelto tan rutinario, las aerolíneas necesitan encontrar formas más efectivas de comunicar sus requisitos, en particular porque investigaciónes han indicado que el 40% de pasajeros no quieren informacion al respecto de riesgos y seguridad ya que realmente preferirian no estar en el avión y están tratando de suprimir sus ansiedades.

El consultor de aviación John Barrass, colega del profesor Bor en Biblioteca Sky, considera que el reto para las aerolíneas es minimizar la amenaza que representan los pasajeros recalcitrantes y colaborar con ellos para promover y mejorar la seguridad. Se refirió a una ocasión cuando estaba en un vuelo que descendía al aeropuerto de Los Ángeles: “Incluso mientras la tripulacion les recordaba a los pasajeros de no encender sus teléfonos móviles, vi que muchas personas ya estaban ocupadas enviando mensajes de texto para anunciar su llegada”.

Esta renuencia a cumplir con las reglas a veces puede resultar en que las aerolíneas tomen medidas extremas. Un caso reciente, informado por The Guardian el 9 de mayo involucró a una “mujer de aspecto acomodado con una cartera Louis Vuitton” que fue sacada de un vuelo de Aire Nueva Zelanda en ruta desde Wellington a Auckland porque se negó a mirar un video de seguridad o leer una tarjeta de instrucciones que se le entregó y ademas con sus dedos en los oídos manifestó que no tenía ninguna intención de escuchar.

El episodio reciente más notorio ocurrió en abril 2017, cuando un médico vietnamita-estadounidense, David Dao, sufrió una conmoción cerebral, nariz fracturada y perdida de dos dientes frontales en el momento en que fue bruscamente retirado de un avión de United Airlines por policía del Departamento de Aviación de Chicago, debido a su negativa a ceder su asiento a un empleado de la empresa . En opinión del analista legal de Fox Noticias, Andrew Napolitano, Dao había pagado el boleto, estaba en su asiento y tenía todo el derecho de quedarse allí. Sin embargo, Timothy Ravich, profesor de derecho aeronáutico en la Universidad de Florida Central, ha señalado que los derechos de los pasajeros están restringidos bajo el sistema de “contrato de transporte” y que las aerolíneas poseen la autoridad y el poder de extraer a las personas en contra de su voluntad si deciden hacerlo.

Segun la periodista de The Sun, Becky Pemberton, hay muchas situaciones en las que puede ser “expulsado” de un vuelo. Entre ellas (afirma): American Airways le da a su personal la libertad de echar pasajeros con fuertes olores; Delta Airlines puede rechazar personas con sobrepeso u obesos incapaces de abrocharse el cinturón de seguridad; Los azafatos de Jet2 no aceptarán gente que use camisetas con “lemas ofensivos”. Un grupo de 18 mujeres en camino a una “despedida de soltera” en Magaluf aparentemente tuvieron que irse de un avión Jet2 por ese motivo.

Otros ejemplos: un pasajero escoltado de un vuelo de Ryanair de Roma a Milán porque rehuso mover su largo cocodrilo de juguete que estaba bloqueando una salida de emergencia (el Metro); otro que intentó traer una ardilla en un vuelo de Frontier Airlines a Cleveland (The Daily Beast); un tercero que reprochaba un partidario de Donald Trump en un avión que iba de Baltimore a Seattle (Daily Mail); la cuarta que se indignò cuando la pusieron al lado de una madre con un bebé que lloraba” (The Sun): un quinto que “se lanzó a una diatriba” sobre estar sentado entre dos personas corpulentas en un vuelo de United Airlines desde Las Vegas a Newark NJ (Noticias Canoe.com).

No obstante, las ultimas estadísticas de la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA) muestran que a pesar de que el número de salidas de los aeropuertos de Gran Bretaña aumentó un 8,9% entre 2016 -2018, la cifra de incidentes de pasajeros perturbadores se ha mantenido relativamente estable: 415 en 2016, 417 en 2017 y 413 en 2018.

Filed under: Viajes | Posted on May 23rd, 2019 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2019 Colin D Gordon. All rights reserved.