Estas Engordando? Podria Ser Cosa De Tu Champu!

¿Qué producto sueles usar para lavarte el pelo? A lo mejor una marca conocida como Garnier Fructus, Pantene Pro-V, V05, Head & Shoulders Kerastase. Pero ¿en qué te basas para escojerlo? Quizá “Porque tú lo vales” (el famoso slogan de L’Oreal), o por la recomendación de tu artista preferido, o simplemente pensaste que era la mas apropiada para ayudarte a afrontar el día. Antes de comprarlo, sin embargo, ¿leiste las pequeñisimas letras que se encuentran en la parte de atrás de la botella para saber exactamente lo qué contiene? Probablemente no. Kerastase, por ejemplo, (el cual, según “Celebrity Style”, es el favorito de Gisele Bunchen, Brooke Shields y Jennifer Aniston) incluye en su lista de componentes: “Sulfato de Sodio Laureth (SLS), Peg-55 Propylene Glycol Oleate & Polyquaternum-10 Nacinamide”. Por supuesto, no hay ninguna explicación a por qué estas sustancias químicas están ahí.

En “Salon.com”, el escritor Bill Budd ha observado que “hay dos tipos de ingredientes en el champú: uno limpia el pelo; el otro, acaricia tus emociones”. Al menos dos tercios de una botella de Pantene Pro V, dice él, “está ahí solo para hacerme sentir bien”. Un anuncio de los años 80 del champú “Dimension” proclamaba que su nuevo producto “protegería el pelo del daño que causa el estilismo cotidiano” e informaba a los clientes potenciales que “su pelo no podía lucir suave, sedoso, brillante, sexy, voluminoso o bonito hasta que no parezca sano”.

En esta propaganda, no se hacía ninguna mención en absoluto en que todo esa “enjabonada en la ducha” podría no solo ser “algo terapéutico” sino también “bastante peligroso”. Esta es la opinión de Angie Tarantino en el sitio web “The Environmental Blog.org”. También enfatiza que sea lo que sea que nos pongamos en la piel “lo absorberá nuestro sistema sanguíneo como una esponja.” La mayoría de productos cosméticos no muestran señales obvias de toxicidad en la piel pero pueden estar envenenando nuestro cuerpo tras un uso repetido”. Para Tarantino, uno de los aspectos más alarmantes del SLS es que también se puede encontrar en “tiendas de mecánica en cosas como líquido de frenos, ciertos tipo de limpiadores y desengrasantes de motores” y cita un estudio del American College of Toxicology sobre el SLS, que puede “acumularse en tu corazón, hígado, pulmones y cerebro aun si te lo enjuagas inmediatamente”.

Un colaborador de “Mercola.com” (“Toma el control de tu salud”) ha senalado que, además de SLS, tu champú también puede contener dióxido (un “alto peligro” del subproducto de óxido etileno), Diethsnolamine (un “contaminante” que la Administración Americana de Alimentos y Drogas (FDA) ha detectado en “el 42% de todos los cosméticos”) y que el Glycol Propyleno se emplea en (entre otros) el anticogelante, pinturas, almohadones de poliuretano y en los descongeladores de aviones. La verdad es (según insiste Mercola.com) “aunque en realidad no ingieras el champu , si lo hicieras, absorberias menos toxinas que quando te lo aplicas en el cuero cabelludo – ya que las enzimas de la saliva y el estómago a menudo las disuelven”.

Para las personas que están intentado perder peso, hay una preocupación adicional: incluso si están a dieta estricta, comiendo saludable y haciendo ejercicio regular, puede que sus cuerpos se resistan obstinadamente a eliminar el exceso de grasa”. La periodista de “Mail Online”, Peta Bee, atribuye esto a las llamadas “calorías químicas” latentes en los productos de belleza diarios como el champú, lociones corporales y jabón”. Cita a los doctores del Centro Médico Monte Sinai en Nueva York que afirman que los “phtalates” (elementos químicos presentes en el 70% de los cosméticos, así como muchos productos de la limpieza domestica”) han sido identificados de “desequilibrar el natural control del peso del cuerpo, que depende de una delicada balanza de hormonas”. El artículo también menciona el juicio de la nutricionista Zoe Harcombe acerca de que “las mujeres que se untan abundantemente cremas hidratantes para la piel seca están causando involuntariamente otro problema al aplicar calorías químicas a través de la piel”. El consejo de Malcom Pow en “GenesisGym”, por su parte, es más directo: “Mantenerse lejos de los champús con agentes tóxicos espumosos – incluso si dice “orgánicos” en la etiqueta”.

El servicio de noticias medioambientales “EcoWatch” sostiene que los champús son solo uno de los muchos productos cosméticos que ponen a los consumidores en peligro: los esmaltes de uñas de marcas tal como Sation, Dare to Wear, Chelsea, New York Summer y Paris Spicy son presuntamente contaminantes con niveles altos de la sustancia química potencialmente dañina “dibutyl phthalate”. Esto, declara EcoWatch es solo “el último de una serie de escándalos que han sacudido la industria cosmética, incluyendo formaldehyde en planchas del pelo “Brazilian Blowout”, agentes cancerígenos en el champú Johnson’s Baby, mercurio en cremas para aclarar la piel y plomo en barra de labios L’Oreal”.

“Las fragancias” (como ha notado la “Campana Para Cosmeticos Seguros”) son consideradas “un secreto comercial, para que las compañías no tengan que informarnos de sus composiciones”- pero incluso su perfume puede portar riesgos insospechados como alergénicos que ocasionan ataques de asma, phthalates (“ligados a la disfunción de hormonas”) y neurotoxinas, cuyo impacto en la salud humana está bajo una investigación cada vez mas intensa.

La Asociacion britanica de “Cosmetic, Toiletry & Perfumery” (CTPA) ha estimado (en su informe de 2012) que la industria (que comprende cuidados de la piel, el pelo y artículos de tocador) supone alrededor de £8 billones anuales para la economía nacional. La asociación ha dado la bienvenida a la nueva regulación europea sobre cosméticos que entró en vigor el 11 de julio pasado y que se aplica “a todos los productos hechos en Europa o que hayan sido importados”.

Las pruebas en animales estarán prohibidas y las compañías de belleza “tendrán que seguir directrices más estrictas en la seguridad de sus productos”. Criterios extra como “el cumplimiento legal, honradez, integridad y transparencia” han sido añadidos de tal forma que las empresas no hagan “promesas vacías”.

Además, “todos los nanomateriales (aquellas moléculas o partículas que se asientan en la piel) deben figurar en la lista de ingredientes con la palabra “nano” entre paréntesis y ser autorizadas por las nuevas leyes. Los cosméticos estan definidos como “cualquier sustancia o preparación con la intención de ser puesta en contacto con varias partes externas del cuerpo humano o con los dientes o membranas mucosas de cavidades orales”. Esto incluye, aunque no solo está limitado a: “lociones para la piel, champús, protectores solares, barras de labios, jabones, desodorantes, pastas de dientes, fragancias y productos de perfumería”.

Filed under: Salud | Posted on August 12th, 2013 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2019 Colin D Gordon. All rights reserved.