Muchos Musicos y Poco Trabajo: La Crisis Economica Golpea A Las Bandas Latinoamericanas Del Reino Unido:

Billy Joel ( pianista norteamericano, cantautor y compositor de música clásica), observó una vez que  “Los musicos saben lo que es estar fuera de la norma – caminando en la cuerda floja sin red de seguridad”. Su compatriota, el baterista de jazz y director de orquesta Chico Hamilton, opina algo similar: “Muchos músicos no son orgullosos: harán cualquier trabajo, justo para ser capaces de tocar música y siempre sufriran en cierta medida para lograr expresarse”. 

Perder el trabajo y no poder encontrar otro empleo es, sin embargo, algo que ya no está “fuera de la norma” en la Gran Bretaña de 2011. En una evaluación sobria de este sector de la industria británica del entretenimiento, el sitio web de “Street Musician” ha puesto de relieve algunas de las consecuencias menos conocidas del declive económico. El volumen de ventas y el precio medio de las nuevas guitarras eléctricas, por ejemplo, se redujo significativamente durante el último año – aunque esto ha sido parcialmente compensado por un aumento en la compra de guitarras acústicas en su lugar. También toma nota de que las personas ahora tienden a ahorrar su dinero y no salen tan frequente – como consequencia que muchos de los lugares que ofrecian espectáculos en vivo (y asi trabajo para los músicos) han cerrado debido a la falta de clientes. Otros bares y clubes, por contraste, que “previamente no necesitaban emplear los músicos para el fin de semana lo hacen ahora en un intento de atraer mas publico”.

Las investigaciones de “PRS for Music” (la organización que representa a 75.000 compositores, autores y editores de música en el Reino Unido) parece confirmar el buen sentido de este cambio de tactica: Se ha concluido que los pubs con música en vivo obtienen un 44% de ingresos al día más que aquellos sin música, aumentando al 60% los fines de semana. Por otra parte, que el 80% de los gerentes de pubs creen que la música les ayudará a sobrevivir la crisis economica: el 24% de ellos informaron de que ganan un 25% -50% más en las noches quando hay música y un 71% dijo conseguir un 10% -25% adicional. A raíz de su informe – que también revelo una “fuerte caída en las ventas de la música grabada y problemas de la captura de la totalidad del valor de uso de música en línea”, produciendo los dos una disminucion de 7,000,000 en derechos recaudados  –  PRS lanzó una competición de “Renovacion de la Música” como incentivo para los bares que desean mejorar la calidad de la música que ofrecen. Los dos ganadores del año pasado fueron “The Royal Oak” en Taunton (Somerset) y “The Prince of Wales” en Tooting (Londres), los cuales recibieron £ 5.000 para  ” mejorar de sus instalaciones de la música en vivo y tambien recibir el asesoramiento de expertos en organización de eventos musicales”. De acuerdo con “Livebandphotos.co.uk”,  actualmente hay 35 “Pubs con Música en Vivo” en Londres, entre ellos el famoso “Half Moon” en Putney SW15 y otros como el “Roadhouse” de Covent Garden o  “The Lord Palmerston” en Tottenham. “Street Musician” presiente “buenas señales” de un ligero aumento de actuaciones, pero no esta contento con la posibilidad de que los salarios de los músicos “podría estar en peligro de ser reducidos si los patrones de pubs se aprietan el cinturón y tambien nuevas bandas compiten por un espacio prominente en frente del publico “. En el momento en que se les obliga actuar por £50  (y si no les gusta habran muchos otros que tomaran el lugar) es cuando (según “Street Musician”) pierden su dignidad: “No se trata solamente de actuar dos o tres horas en el escenario, sino de dedicar innumerables horas de práctica y de ensayos para brindar un excelente interpretacion a la concurrencia”.

La situación de los músicos latinoamericanos en el Reino Unido – según Orlando Rincón, Director de “Latin touch Entertaiments”-  es especialmente seria. Él es también el líder de la “Son Real Orquestra”, que hasta hace poco actuaba regularmente en los restaurantes “La Rueda” en Londres cerca de Tower Hill y en Clapham High Street. La mayoría de los locales en la capital que tradicionalmente tenian música latinoamericana han cerrado o han sustituido a estas bandas por DJs, afirma. La única excepción destacada (hasta ahora) es el cubano “La Floridita” en el West End de Londres. Rincón no cree esto se debe a que los ‘conjuntos’ latinos exigen demasiado por sus servicios: por el contrario,”incluso bandas asentadas tal como “Palenke” y  “Roberto Pla” ​​hoy en día son mas flexibles con lo que cobran”. Otros como “Bahareque” ha notado más solicitudes para participar graciosamente en eventos de caridad. “Street Musician” no se opone a que las bandas ayuden a organizaciones benéficas a percibir fondos “, mientras sea una buena causa”. Entonces, ¿cómo se arreglan los músicos que no tienen otra profesion? O, (sostiene Rincón), consiguen empleo temporal, subsisten con la ayuda de la Seguridad Social, o “acompañando a algún DJ con congas” –  aunque “todavia un guitarrista individual puede conseguir trabajo actuando una o dos veces por semana”. La mayoría de los pubs, por su parte, “sólo están interesados en poner música anglosajona”, lo cual entrar en ese circuito no es una opción realista para los grupos cuya especialidad y estilo es la música latinoamericana. Además, los dos grandes eventos anuales en el Reino Unido del calendario latino: el “Carnaval del Pueblo” a principios de agosto en Burgess Park al sur de Londres (que está siendo “remodelado”) y el Festival de la ALAF (Anglo Latin American Federation) en Kensington Town Hall (octubre) –  ambos de los cuales invariablemente figuran grupos latinos con sede en Londres – no se llevarán a cabo este año. Mirando un poco más adelante, Rincón no es del todo pesimista: Anticipa que “las cosas van a mejorar” en los meses precedentes y durante los Juegos Olímpicos de 2012. Hasta entonces, la mayoría de los músicos latinoamericanos “tendrán que economizar y administrarse lo mejor posible”.

 El difícil clima económico,por supuesto, no ha  tenido un mismo adverso efecto en todos los grupos y musicos en el Reino Unido. El corresponsal de la BBC  Entertainment News, Tim Masters, preguntó a Rick Parfitt, guitarrista de Status Quo, si había notado un cambio en el comportamiento de su audiencia, y la respuesta fue que “las ventas de entradas” se mantienen estables, pero que se venden menos programas y camisetas. Por el contrario, Mick Jones de “Foreigner” (la banda de rock británico-estadounidense que ha vendido 70 millones de álbumes mundialmente) le dijo a la BBC que han reducido los precios de los billetes “, ya que es razonable en una época de recesión”. El columnista de The Guardian, Mark Beaumont, se pregunta si las estrellas de rock deberían ser las que más se quejen de “las pérdidas en las ventas de álbumes cuando los mismos artistas ganan una fortuna en giras”. Le resulta “sorprendente” la suma por hora que algunos solicitan: “Una nueva banda con su primero álbum en el Top 20 va a costar alrededor de £ 20.000 y el doble si esta en el Top 10”. Tampoco compadece a la elite del rock “lloriqueando” que sus reservas en efectivo supuestamente han disminuido: El “Sunday Times Rich List 2011” ha indicado que Sir Elton John (después de los rumores de una reduccion de £60 millones en 2009 ) ha montado di nuevo hasta £195 millones, Paul McCartney dipone de £495m, Mick Jagger £190 m, Sting £180m, Phil Collins £115m y Robbie Williams (de “Take That”) está en el n º 25 del Top 50 de músicos millonarios britanicos con una modesta cantidad de £ 90 millones. La aureola ha desaparecida del la imagen de Bono/U2 (que “ganan 80 millones de libras por año a nivel mundial y juntos tienen un valor estimado de $ 720 millones”), ya que se informó de que han reubicado algunos de sus finanzas en los Países Bajos para evitar los impuestos en la República de Irlanda (lo que provocó las protestas “Art Uncut” durante la aparición de U2 en el Festival de Glastonbury en junio). También en “The Guardian”, Pat Kane ha sugerido que “la definición clásica de rock&roll (“5 años tocando, 20 años pasando el rato”) del baterista de Rolling Stones, Charlie Watts, debería ser revisada a “Cinco años tocando, cinco años mecanografiando, cinco anos de marketing, cinco años contabilizando – con unos cinco años más de depresion nerviosa , libertinaje  y ocasionalmente componiendo canciones”. Para la mayoría de los músicos mucho mas abajo de esa escala, contar sus millones no es algo que en la actualidad les ocupe mucho tiempo.

 

 

Filed under: Musica y Danza | Posted on August 2nd, 2011 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2020 Colin D Gordon. All rights reserved.