Se Repite La Historia: Las Nuevas Regulaciones De Inmigración y Las Elecciones De Mayo

Tal vez es sólo una coincidencia: En la reunión del Partido Conservador en Hampshire el 14 de abril de 2011, el Primer Ministro David Cameron dio un discurso en el que expresaba su preocupación sobre lo que calificó de “irrestrica inmigración masiva” en el Reino Unido. Esto siguió el anuncio de su Ministra del Interior, Theresa May, en la Casa de los Comunes el 21 de marzo, de que habría una significativa y exhaustiva revisión del sistema de visas a estudiantes extranjeros el cual (en su opinión) había sido “defraudado y abusado” durante el pasado gobierno (Laborista). Los detalles completos de los cambios fueron publicados en la “Declaración de Intención y Medidas Transitorias”, publicadas por la UK Border Agency (UKBA). Las nuevas regulaciones entraron en vigor el 21 de abril. El proximo jueves 5 de mayo, elecciones tendrán lugar para autoridades locales en la mayor parte de Inglaterra (aunque no en Londres), la Asamblea Nacional de Gales, el Parlamento Escocés, la Asamblea de Irlanda del Norte y en el Sur de Leicester, donde los electores eligiran un nuevo miembro del Parlamento. El mismo día, al país se le preguntará si quiere adoptar el “Voto alternativo” (AV) para sustituir el método de votacion por mayoria simple actualmente usado en las elecciones generales al Parlamento de Westminster.

Esta secuencia de eventos es una leve reminiscencia del intento del ex Primer Ministro, Gordon Brown de mantenerse en el poder a través de una demostración de que él respondía a lo que interpretaba como alarma nacional por el influjo de gente del extranjero. No tuvo éxito: fue derrotado el 6 de mayo de 2010 y renunció cuatro días después. Sus esfuerzos, sin embargo, impulsaron la UKBA a incrementar los niveles mínimos de inglés requeridos para los estudiantes foráneos que deseen seguir cursos en la Gran Bretaña de A1 (Elemental) a B1 (Intermedio). Cuando esta medida fue rechazada por el Juez Foskett en la Corte Suprema, la UKBA inmediatamente la reintrodujo a través de una “Declaración de Cambios en Las Normas de Inmigración” presentada al Parlamento el 22 de julio de 2010. Las últimas reglas son aún más drásticas. Theresa May las ha justificado con el argumento de que “hay demasiadas instituciones que están vendiendo la entrada al pais, no la educación”, que no están ejerciendo “la debida diligencia” en asuntos tales como la presencia en las clases y que los “supuestos estudiantes”  llegando al aeropuerto de Heathrow “no pueden responder preguntas básicas en inglés ni tan siquiera describir sobre qué es su curso”. Claramente, tambien piensa que la mayoría de estos casos están ingresando al país principalmente para trabajar y no para seguir cursos –por tanto ha abolido el permiso de trabajo a medio tiempo para aquellos inscritos en institutos de educación privados. Esta prohibición, sin embargo, no aplica al sector público: a los estudiantes en colegios de educación para adultos se les permite trabajar por hasta 10 horas semanales y aquellos en universidades hasta 20 horas por semana. Como lo indicó el columnista del “Guardian Weekly”, Max Lotbiniere, esta distinción ha enfurecido con toda razón a las escuelas de enseñanza del inglés establecidas por largo tempo en  Gran Bretaña, que se estima que aportan $3 billones a la economía nacional y para quienes los cambios en la legislación tendrán un impacto negativo inmediato”. Neil Mackay, Director Academico del Alfred The Great College en el centro de Londres y fundador de la recientemente formada “Asociación de Escuelas y Colegios Privados” (AUKISC) reconoce que ha habido abusos considerables del sistema de visas y que “estudiantes ingenuous” han sido explotados. Considera que el nivel B1 exigido en el lenguaje es “algo rarísimo: tienes que saber inglés para estudiarlo” y señala a las “enormes anomalías” inherentes al arreglo en el que los estudiantes del sector privado que sigan los mismos cursos para los mismos títulos y acreditados por las mismas organizaciones que sus equivalentes de las universidades no se les permite trabajar”. Además, las universidades con un índice de asistencia de alrededor del 40% “caerán en la primera valla impuesta a las instituciones privadas”. En un artículo de primera plana del 17 de abril, “The Sunday Times” reportó que la AUKISC había sido aconsejado por el Ministro Liberal Demócrata de Negocios, Vince Cable, que comience “acciones legales en la Corte Suprema para detener la UKBA que retiran cientos de licencias para admitir estudiantes de fuera de la Unión Europea” y de ese modo empujar a los colegios privados que s’encuentran al borde de la insolvencia.

Un estudio conducido por miembros de AUKISC ha indicado que (contrario a la situación de hace 10 años) el sector privado es ahora más pequeño (y en algunos casos “más respetable y responsable”) que su homologo estatal, que los esfuerzos implementados en esto periodo han sido efectivos en reducir el número de escuelas y estudiantes ficticios, así que no hay necesidad de introducir políticas o prácticas adicionales para resolver un problema en descenso. Además, mientras los estudiantes de colegios privados tienen que asistir  a sus cursos por un mínimo de 15 horas semanales y saben que la UKBA será notificada si se ausentan (de otra manera el colegio sería removido de la “lista de instituciones aprobadas”), los estudiantes en el sector público (según indica AUKISC) sólo tienen que estar en sus instalaciones educativas por 8 horas a la semana. “Con muchas universidades, pagas los costos y tomas el curso y a nadie le importará si realmente estás acudiendo a clases. La idea de suspensión o pérdida de la licencia es, actualmente, para las universidades inconcebible”.

Mientras tanto, las escuelas de inglés deben digerir las implicaciones de la decisión de la UKBA (como lo dijo Max de Lotbiniere) de acabar con el reconocimiento de inspecciónes operadas por el British Council y por la Asociación de Escuelas Británicas de Idiomas (ABLS), las cuales “juntos garantizan el mantenimento de estándares de calidad en el sector”. Las nuevas regulaciones requerirán que todos los patrocinantes habrán sido “vetados por alguno de los inspectores aprobados”, como Ofsted o Quality Assurance Agency (QAA) y haber alcanzado el estatus de “Highly Trusted Sponsor” no mas tarde que abril de 2012. Estos acontecimientos han creado incertidumbre sobre si habrá algún sentido de que algún colegio aplique, prepare y pague para una inspeccion del British Council o del ABLS o de hecho continúe siendo un miembro de English UK – la asociación que representa mas de 450 proveedores acreditados de inglés  y que fue inaugurado en mayo de 2004 siguiendo la fusión de ARELS (The Association Of Recognised English Language Schools) y BASCELT (The British Association of State Colleges in EFL Teaching) sobre la base de que de ese modo ejercería más influencia en las políticas del Gobierno y podría, simultáneamente, representar la (a menudo divergentes y competitivas) intereses de ambos sectores, público y privado. Aún otro problema para las escuelas del EFL es que a los oficiales de la UKBA se les ha dado el poder para no aceptar la entrada  a los estudiantes “que no puedan hablar inglés sin un intérprete y que no cumplan los requisitos linguisticos minimos”. En opinión de David Blackie (Director de International Education Connect), esta constituye un escenario horrendo para aquellos que llegan a horas intempestivas después de largos vuelos, desorientados y tratando de “sincronizar” en lo que para ellos es un idioma extranjero: “Los oficiales fronterizos lo decidirán todo, incluyendo específicamente cuán bueno es un estudiante en inglés. Esto es un desastre en puertas”.

COLIN GORDON

www.colindgordon.co.uk

Filed under: Immigracion y Visas | Posted on April 26th, 2011 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2020 Colin D Gordon. All rights reserved.