Cómo Conocer A Los Vecinos: Organice Una Fiesta Para Celebrar La Boda Real

Según el escritor americano, Eric Hoffer: “es más fácil amar a toda la humanidad que al vecino”. Para el químico y comentador de origen americano-canadiense O.A. Batista, “un vecino es una persona que puede llegar a tu casa en menos de un minuto y tardar dos horas en volver a la suya”. Hasta Jane Austen (autora de las famosas novelas románticas inglesas “Orgullo y Prejuicio” y “Sensatez y Sensibilidad”) indicó que “todos estámos rodeados por un vecindario de espías voluntarios”. Casi doscientos años más tarde, la desconfianza hacia la gente que vive al otro lado de la cerca o el muro – y la tendencia a mantener una discreta distancia de ellos – parece ser aún más pronunciada. Una investigación de “YouGov” encargada por Co-operatives UK ha indicado que un promedio de personas están familiarizadas con solo siete habitantes en su propio barrio comparada con trece en 1982, aunque este número varía considerablemente dependiendo de la región. En Escocia y el Norte de Inglaterra, 94% de ciudadanos conoce el nombre de sus vecinos, mientras que en Londres 11% son incapaces de identificar a cualquiera de ellos. Casi la mitad de la población (49%) está aparentemente más informada de sus celebridades favoritas que de la familia que vive al frente. En 1982, 60% de gente visito regularmente su vecino para conversar, en relacion a solo 20% de ahora. Los números de los que “jamás acuden al vecino” se han incrementado de 26% a 43% en el mismo periodo y los residentes en el Reino Unido son “cuatro veces menos propensos de entablar una conversación con desconocidos” – una caída del 78% al 21% actualmente.

Un estudio similar conducido por la asociación de vivienda Circle Anglia sugiere que “56% de los adultos de más de 65 años les gusta estar con sus vecinos comparado con solo 26% entre los que tienen menos de 25 años. Además, que 91% de los ancianos confían en sus vecinos para recibir cualquiera envio en su ausencia, pero que esta proporción cae al 62% entre el grupo de menor edad. Las estadísticas producidas por el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Loughborough demuestran que 85% de los “Geordies” (residentes de Newcastle) se entienden bien con sus vecinos, pero apenas 1% de los londinenses cuenta  sus vecinos entre sus mejores amigos y los de Manchester tienen la mayor cantidad de disputas con sus projimos (42%). En Cardiff, 61% están enojados con sus vecinos y al mismo tiempo 27% “se sienten atraídos por ellos”. Glasgow es “más sociable” que la menos locuaz Edimburgo, donde “23% nunca ha tenido una charla con su vecino”. La página  web “Up My Street” ha calculado que la cifra de personas que afirma que sus vecinos “les hace la vida un infierno” ha disminuido más de la mitad desde 2007 hasta 5.4%, aunque 67% de los entrevistados “admiten que venderían su propiedad y mudarían lejos de vecinos insoportables”. La mayoría de las quejas parece estar conectado con excesivo ruido, especialmente “ladridos de perros , música estridente y tvs con alto volumen”- además de otros polémicos asuntos como hacer DIY (bricolaje) a horas desconsideradas, tocar la bocina del auto en vez del timbre, problemas de estacionar (8.5%), casas y jardines descuidados (6.7%) y “constantes barbacoas”.

Uno de los últimos signos de este supuesto “colapso en el espíritu comunitario” (de acuerdo con un artículo de “The Guardian” del 4 de abril) es “el declive de la fiesta callejera” en el Reino Unido. La mas reciente edición de la revista “The Economist” describió la boda de William y Kate el 29 de abril como una buena excusa “`para una rumba”, en conformidad con la tradición nacional (que data de los “tés de paz”, que se realizaban para marcar el Tratado de Versalles con Alemania en 1919) de decorar las calles residenciales con banderas del Reino Unido y poner mesas improvisadas. Walter Bagehot (Editor de “The Economist” entre 1861 y 1877) declaró que los “Las bodas de los principes fascinan a la humanidad”.  El Ministro de Cultura, Jeremy Hunt, ha estimado que la ceremonia en la Abadía de Westminster será vista por dos billones de personas en el mundo entero y los expertos del sector de viajes anticipan que proveerá “un gran estimulo a la industria del turismo del país”. Muchos medios del Reino Unido, sin embargo, han percibido que hay menos entusiasmo entre el público británico por este evento real que por el vigesimoquinto aniversario de la ascension de la Reina Isabel II al trono en 1977 y por el matrimonio de Carlos y Diana en 1981. BBC News ha publicado datos de la Asociación del Gobierno Local (LHA) que revelan que ha habido solo 4,000 aplicaciones en Inglaterra y Gales para brindar la boda real en fiestas callejeras –“que parece un montón, pero en realidad es mucho menor que lo vaticinado por el ‘Daily Mail’”. La mayoría están concentradas en el sur del Reino Unido: Hertfordshire (132 peticiones para cerrar la calle), Kent (85), West Sussex (80), Bristol (53) y Cardiff (35). El “London Evening Standard” ha reportado que a la primera en la capital es Wandsworth, donde 49 calles cerraran para las festividades, seguida de Croydon (48) y Richmond (44). Se dice que el Primer Ministro, David Cameron, ha pedido permiso para una fiesta afuera de 10 Downing Street. Mientras tanto, para asegurarse de que los ocupantes de los bloques de pisos en el este de Londres no serán excluidos, un picnic por la boda real se proporcionará en el parque de Mile End. El Alcalde Boris Johnson ha urgido a los municipios que “aprovechan la ocasión para reconstruir el sentido de comunidad”.

Más al norte, solo ha habido una aplicación de fiesta callejera en ambos Gateshead y en Chesterfield, ninguna en Hull en la costa este y justo trece en toda Escocia. Las críticas de un Concejal de Stoke-On-Trent, Brian Ward, de que la escasez de aplicaciones en su ciudad es debe a “menos patriotismo” han sido negadas por un colaborador del periódico de la zona, “Sunday Mercury”, quien ha señalado que “para hacer una fiesta callejera para los residentes y la comunidad local, tienes que conocerlos. Yo vivo en un bloque de 30 apartamentos. Sé el nombre del residente de unos de los pisos – el mío. Conozco de vista a la pareja de enfrente y ocasionalmente intercambiamos un cortés “hola” si nos tropezamos, pero no más”. Ella estaba segura de que las suma de espectadores por televisión seria enorme. El problema, en su opinión, es que la gente está interesada en la boda “pero no en comunicar con los otros”. BBC News también ha anotado que la combinación de cuatro días para Pascua, el feriado del 2 de mayo y el día libre adicional por la boda ha tentado a muchos residentes del Reino Unido a escaparse al exterior por 11 días. La compañía de viajes Thomas Cook “ha incorporado 100.000 paquetes vacacionales extras para cubrir la demanda”. Otros factores adversos son “la fecha del gran día” (Chris Gittins, Director de “Streets Alive, cree que habría habido el doble de fiestas callejeras si se hubiese elegido un día de verano) y que los desalentadores procesos burocráticos para organizar una fiesta callejera – como la mínima altura especificada para banderines (7 metros), la prohibición de vender alcohol, el alquiler de conos de tráfico, el costo elevado del seguros a terceros y la responsabilidad que asume los anfitriones por problemas tales como “comidas en mal estado y comportamiento incorrecto de los invitados”. El grupo de presion “República” atribuye la presunta falta de interés pública al hecho de que “solo una pequeña minoría de fervientes monarquistas” aún se preocupan por la familia real. Ofrecera festejos alternativos denominados “No A La Boda Real” en Earlham Street, en el centro de Londres, que coincidiran con la pompa y los rituales de las nupcias que tendrán lugar a corta distancia en la Abadía de Westminster.

COLIN GORDON

www.colindgordon.co.uk

Filed under: Sociedad | Posted on April 12th, 2011 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2020 Colin D Gordon. All rights reserved.